Pintura humedad

¿Por qué la pintura no es la solución contra las humedades?

Probablemente hayas sido víctima de esa solución "fácil" de la que todo el mundo habla contra la humedad en las paredes de tu hogar: la pintura. Cuando vemos manchas de humedad en las superficies, tendemos a asumir que la forma de paliar este problema, a priori estético, es aplicando pintura sobre dicha superficie. A decir verdad, durante mucho tiempo las empresas aseguradoras aplicaban esta solución rápida para este tipo de problemas. De este modo, empezó a popularizarse la venta de pinturas antihumedad, como si de la panacea se tratara. Pero, ¿realmente es la solución contras las humedades?

Si prestamos atención a las indicaciones que hay en las pinturas antihumedad, los fabricantes suelen afirmar que los productos eliminan el problema en ciertas circunstancias. Aplicando la obviedad, pintar sobre las manchas que provocan la humedad las eliminará, pero esa no es la forma de solventar la incidencia, ya que volverá a aparecer en el futuro porque el problema solo ha sido parcheado.

Pintar no es la solución para la humead por capilaridad

La humedad es lo que aparece con el exceso de vapor en el aire. Las señales de la humedad excesiva son las siguientes:

  • Manchas evidentes en las superficies.
  • Olor molesto y concreto.
  • Resfriarse con facilidad y presentar problemas respiratorios.
  • Deterioro de plásticos.

De forma incorrecta, se piensa que las manchas visibles de humedad son las propias causantes de la misma. Pero las manchas no son más que una de las consecuencias de la humedad. Por eso, la pintura antihumedad no es la solución.

Qué propicia la humead por capilaridad

El humedecimiento se origina en zonas geográficas específicas normalmente, donde se dan unas condiciones específicas de temperatura. Además, influye la cantidad de vegetación que tengamos, la ropa tendida en interiores, el uso del baño o las acciones de la cocina.

Para evitar este tipo de problemas, te proponemos estas ideas previas:

  • Evitar propiciar los focos de humedad, no tendiendo dentro de casa o no utilizando en exceso vapores en el baño.
  • Ventilar la casa con frecuencia. La falta de ventilación propicia estos problemas.
  • Se puede utilizar deshumidificadores si hay exceso de vapor de agua en nuestra zona.

Teniendo claro que pintar no es la solución para nuestro problema, te aconsejamos otras soluciones para esta cuestión. La humedad por capilaridad es la que viene desde el subsuelo, transmitiéndose a través de los poros de los materiales de construcción. En este caso, la impregnación suele observarse a ras del suelo, tanto dentro como fuera de la casa. Esta patología genera un deterioro que, si lo dejamos estar, resultará imparable.

Por todo ello, te aconsejamos la mejor solución para tratar esta problemática desde la raíz, sin parches como la pintura. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para ofrecerte los mejores resultados.

Sin comentarios

Añadir un comentario