Evitar humedades en casa

Seis consejos para evitar humedades en casa

Con la llegada del otoño y el invierno, suele aparecer en las casas el problema de las humedades. Un problema aún mayor si vives en zonas frías o con un alto grado de humedad. Esta trae consigo bacterias, moho y ácaros, así como afecciones respiratorias, alergias y otras enfermedades, además de incomodidades como mal olor o alta sensación de frío.

Mucha gente piensa que aparecen cuando existen filtraciones de agua, problemas con las tuberías, etc. Sin embargo, son más frecuentes de lo que piensas y pueden aparecer por el mal aislamiento de las viviendas o una incorrecta ventilación. A continuación, te ofrecemos una serie de consejos para mantener las humedades a raya.

Consejos para evitar humedades en casa

Entre los consejos más habituales están los que recopilamos a continuación. ¡Toma nota!

Siempre interiores ventilados

La ventilación es esencial para mantener alejada la humedad. Además, es el método más eficaz y económico. Abre las ventanas cada día durante unos minutos para que el aire renueve el ambiente interior. Si vives en zonas de mucho frío, no es recomendable ventilar mucho rato, ya que puede ser contraproducente.

Utiliza pintura antihumedad para proteger las paredes de casa

Las manchas en las paredes suelen ser una prueba inevitable de su aparición. En el mercado existen pinturas térmicas muy efectivas que protegen de sus efectos y de los hongos. Además, suelen ser aislantes para prevenir su aparición.

Aislamiento efectivo

Las ventanas con doble acristalamiento son una opción estupenda para aislar la vivienda, al igual que aislar las paredes interiores y exteriores con materiales como pladur o cámaras de aire. Son medidas que ayudan a calentar tu hogar y suponen un considerable ahorro económico en calefacción.

Instala un deshumidificador

Es similar a un aparato de aire acondicionado que se instala para eliminar el exceso de humedades ambientales, pero sin resecar demasiado.

Utilizar extractores de baño y cocina

El baño es uno de los interiores más propensos a que aparezcan humedades debido a la condensación de agua que se forma y al calor. Es importante utilizar un extractor de aire cuando te duches o te bañes. También es recomendable no cerrar la puerta del baño para que se ventile el interior. De igual forma, es conveniente encender la campana extractora de la cocina cuando pongamos ollas con agua, por ejemplo, ya que generan vapor excesivo.

Revisiones anuales

Cada año, revisa a fondo paredes y techos en busca de posibles indicios de humedades. También debes revisar las tuberías y las juntas y latiguillos de los grifos. En ocasiones, pueden romperse y provocar fugas de agua.

Hasta aquí esta serie de consejos sobre cómo prevenir la humedad en casa. Un problema habitual que se puede solucionar revisando bien techos y paredes, ventilando tu vivienda y utilizando diversos métodos para mantener un ambiente en buenas condiciones.

Sin comentarios

Añadir un comentario